Blogmas 2018: va por ustedes (y por mí, claro)

Estos últimos meses no han sido especialmente buenos para mí. No es que haya pasado nada grave, afortunadamente, y no pasa un día en el que no esté agradecida por la suerte que tengo. Dicho esto, mi realidad es que he llorado sin motivo aparente más en los dos últimos meses que en los tres últimos años juntos y esa es una señal clara de que algo no va bien.

Además del llanto, también he tenido bastantes problemas de insomnio, cuando el sueño es algo que tenía dominadísimo desde hace ya mucho tiempo. ¿Por qué cuento esto? Porque lo que me pasa no es nada raro ni especial: simplemente soy consciente de que no estoy bien y, al mismo tiempo, también soy consciente de que para cambiarlo tengo que hacer algo al respecto.

El punto de partida

Empezaré con la retahíla habitual, para poner las cosas en contexto. Hace poco más de dos años volví a casa, a Las Palmas, con dos objetivos. El primero era descansar y coger fuerzas, porque estaba completamente exhausta a todos los niveles. No sé si mi modo de plantearme el asunto fue el más adecuado (sobre todo a ojos de los demás), pero lo cierto es que ese objetivo lo cumplí con creces. 

Mi segundo objetivo era el de crear «algo» para trabajar por mi cuenta. En aquel momento no tenía ni idea de qué podía ser, y no fue hasta año y medio después, en marzo de este año, que conseguí tener una visión más o menos clara sobre el tema. Por ahora, hasta aquí quiero puedo leer.

Volviendo al presente, a los lloros y los insomnios. Sé muy bien por qué son: porque he estado durante estos meses intentando engañarme y mi subconsciente, que sabe perfectamente lo que hay, dice que ‘nanai’, que no cuela.

Por muchas películas que trate de inventarme, mi mente se ha encargado de hacerme saber de forma bastante explícita que me estoy pasando de lista. ¿Cómo? Pues no dejándome dormir, teniéndome nerviosa e inquieta las 24 horas y creándome malestares de todo tipo, tanto físicos como emocionales. Mi cuerpo y mi mente son ambos «yo», así que no hay escapatoria posible.

Búsquedas y procesos

No me apetece seguir sintiéndome mal (y mi cuerpo claramente tampoco está por la labor), así que he decidido ponerle remedio a la situación. Así, sin más. Como alguien que vivió la mayor parte de su vida en un lugar oscuro, peléandose día tras día con sus propios demonios, sé muy bien que es un sitio al que no tengo interés alguno en volver. He experimentado lo a gusto que se está cuando te da la luz y la verdad es que no se me ha perdido nada más al otro lado.

Siempre me pregunto qué y cómo piensan otras personas, y cuáles son los procesos mentales que siguen a la hora de enfrentarse a las decisiones en su vida. A través de las redes sociales hay bastante gente que se anima a hacerlo y la verdad es que me resulta muy interesante verlo, más allá del puro cotilleo. Aprendemos viviendo, claro, pero si podemos aprender algo observando cómo viven los demás, ¿por qué no aprovecharlo?

Mi intención no es dar lecciones, porque precisamente estoy buscando mis propias respuestas… Solo quiero compartir mi proceso para volver a sentirme bien conmigo misma y con lo que hago, y creo que una de las cosas que puede ayudarme a volver al buen camino es reflexionar por escrito. Escribir me ayuda a ver las cosas con más claridad y me sirve de terapia.

«Blogmas» y a ver qué pasa

Es algo que necesito hacer por mí, obviamente, pero sé que hay personas que me leen que sacan algún tipo de beneficio de mis reflexiones y divagaciones. Si compartir esta «ventana hacia mi mente» puede servir para darle ideas a alguien que se encuentre en una situación parecida, pues sería estupendo. 

Por ese motivo quiero probar con esto del Blogmas (blog + Christmas), que consiste básicamente en publicar una entrada cada día hasta Navidad. Por supuesto que no lo he inventado yo, sino que es algo muy de blogger/youtuber/influencer de la vida. 

Hoy en día se lleva mucho más hacerlo en formato vídeo (Vlogmas), pero como yo no entro en ninguna de las categorías anteriores y tampoco me guío por «lo que se lleva», pues voy a lo mío. No descarto hacerlo durante todo el mes, pero de momento voy a empezar por el principio y luego ya se verá.

Ya hice un experimento parecido hace casi tres años y estuvo bien, pero creo que en este momento de mi vida puedo obtener unos resultados bastante interesantes. Puede ser una buena manera de darle salida a mis pensamientos y de ordenarlos, que falta me hace. Ponerlos por escrito ayuda a que no se pierdan y al verlos en conjunto es más fácil observar patrones. 

Suscríbete a la Newsletter

Apúntate a la lista de correo para estar al día de las actualizaciones.

(Se abre una nueva ventana con el formulario de suscripción).

Deja un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

  • Responsable: Petra Mun
  • Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios que realices en este blog a través del formulario.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Destinatario: Tus datos serán guardados en los servidores de Webempresa Europa S.L., proveedor de hosting de ‘petramun.com’, dentro de la UE. Política de privacidad de Webempresa.
  • Derechos: En cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento en la dirección de correo electrónico info@petramun.com.
  • Información adicional: Más información en Política de privacidad.

  He leído y acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.