Volviendo a mis orígenes

Ayer salí a correr. Y hoy, también. Fui al parque, el mismo parque donde empecé a entrenar allá por octubre de 1999. Volviendo a mis orígenes atléticos. Iba con más vergüenza que otra cosa, pero conseguí salir del paso. Han pasado más de seis meses desde la última vez, en julio. Desde mi última competición, para ser más exactos. Para esta temporada me comprometí con el Tenerife CajaCanarias a colaborar con ellos en el Campeonato de España de clubes, así que no me queda más remedio que volver a la pista de atletismo.

Tengo que admitir que, a pesar de que me lo paso muy bien en las jornadas de Liga, he llegado a arrepentirme de este compromiso. Si tomé la decisión de dejar de competir fue precisamente porque ya no era algo que me motivara. Más que el momento en sí, el proceso para llegar hasta él.  Creo que todos sabemos el esfuerzo y la dedicación que hay ponerle al asunto si quieres ser deportista de competición. Sí, sé muy bien que se puede participar sin aspirar a nada, sólo por el hecho de divertirse… Pero es que es justamente ese gusanillo de querer hacerlo bien lo que lo hace divertido para mí. Entiendo que haya gente que disfrute sin exigirse demasiado, pero no es mi caso. Si hago algo, me gusta hacerlo bien; si no, prefiero hacer otra cosa.

Esa es la principal razón por la que he tardado tanto en ponerme a ello. Esa sensación de hacerlo “obligada” me mata, pero es lo que toca. Me costó, pero ya he arrancado, que es lo que importa. Eso sí, despacito y con buena letra, que no está una para hacer locuras. Mi prioridad siempre será la salud y evitar lesiones, cosa que creo que es totalmente compatible con obtener cierto grado de rendimiento.

Que hoy haya sido mi primera salida no significa que mi entrenamiento empezara también ayer. Como a estas alturas de la vida ya conozco bastante bien cómo funciona mi cuerpo, le he dado lo que sé que necesita. He estado algo más de dos semanas preparándolo en casa, de forma concienzuda. Para mí, eso es lo que marca la diferencia en la eficacia del entrenamiento (y en todo en general, la verdad). Digamos que lo he ido despertando paulatinamente antes de por fin someterlo al impacto de la carrera.

Invertir este tiempo ahora es lo que confío me va a evitar perderlo más adelante con contratiempos. No tengo prisa, ya que lo único que realmente hay en juego es mi integridad física, y ya me encargaré yo de que se mantenga en las mejores condiciones posibles. Hay cosas que no se pueden prevenir ni prever, pero hay otras muchas que sí.

Lo bien que me he sentido hoy ha aumentado mi motivación para afrontar los retos que se me presentan este año. Tengo curiosidad por ver cómo va respondiendo mi cuerpo a medida que aumente la intensidad y la diversidad de mis entrenamientos. Voy a ser mi propia conejilla de Indias; creo que ya estoy preparada para ello y me hace muchísima ilusión.

P

Deja un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

  • Responsable: Petra Mun
  • Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios que realices en este blog a través del formulario.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Destinatario: Tus datos serán guardados en los servidores de Webempresa Europa S.L., proveedor de hosting de ‘petramun.com’, dentro de la UE. Política de privacidad de Webempresa.
  • Derechos: En cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento en la dirección de correo electrónico info@petramun.com.
  • Información adicional: Más información en Política de privacidad.

  He leído y acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.